miércoles, 9 de junio de 2010

Un libro infantil inquietante

He sacado de meneame una noticia sobre un libro como para niños. Está en inglés, pero traducido al vuelo:




Todo el mundo cree que somos felices
pero yo no lo soy.
Mi papá tabaja todo el rato
y cuando está en casa grita mucho.
Eso me hace daño de verdad.









Mamá a veces llora porque no sabe qué hacer.
Entonces me abraza y me cuenta su infelicidad y sus problemas.
Eso me hace sentir incómodo y raro.
Ojalá mi papá pasara tiempo conmigo
en lugar de gritar y chillar.







Mi tío Pete viene a vernos a veces.
Vive con nosotros de vez en cuando.
Es muy bueno conmigo: me abraza, me escucha y me hace sentir amado.

Un anoche cuando me abrazaba, empezó a tocarme en mis partes privadas.
Con el tiempo, me enseñó a tocarle y a jugar con las suyas.
Me hizo sentir raro yasustado, pero también me hizo sentir bien.
Me dijo que eso estaba bien, que significa lo mucho que me quiere.
Esta situación duró varios meses. Me dijo que "sería nuestro secreto especial".


Mamá y papá discutían mucho. Pensé que no me querían y que incluso se peleaban por mi culpa.

Cuando llegué a la adolescencia empecé a sentir que sera distinto de los demás.

Algunos me llamaban "Mariquita", "Maricón", "Invertido" o "Sarasa" No sabía lo que querían decir.







Tras un tiempo fui a un orientador para que me ayudase y me aconsejase.
Le conté mi historia y le dije que creía que era gay.

Él me dijo que no era gay. simplemente era que echaba en falta el amor de mi padre y que mi tío me había enseñado cosas malas.





Me dijo que lo que me hizo mi tío era algo muy malo. Nunca debió tocarme en mis partes privadas o hacerme jugar con las suyas.
el orientador me dijo que no era culpa mía, que mi tío se aprovechó de mi necesidad del amor de mi padre.

Me explicó que por no haber experimentado el afecto de mi padre, ahora buscaba la cercanía de otros chicos, para llenar la necesidad que tengo del amor de mi padre.





Me sentí muy aliviado. Me dijo que hablaría con mis padres y les ayudaría a entenderlo.
Dijo que también contactaría con mi tío Pete y que se aseguraría de que obtuviera ayuda.

El orientados les explicó a papá y a mamá mi esfuerzo y necesidad del amor de mi padre.
Les habló de mi confusión y de ser gay.
Le dijo a mi papá que necesitaba que me dedicara tiempo, que me tocase y que hablase conmigo.





Mamá y Papá fueron a un consejero que les enseñó a quererse más el uno al otro.
Incluso dejaron de pelear... bueno, la mayor parte del tiempo.

Mi orientador y yo nos reunimos con mi tío Pete.
Le dije que me había hecho mucho daño.
Él lloraba y me pidió que le perdonase.
Eso me ayudó un montón.





Ahora me doy cuenta de que no soy gay.
Pasar tiempo con mi padre curó mi corazón.
Todo lo que necesitaba era su tiempo, su contacto y hablar con él.

Finalmente, soy feliz en casa













Este libro me inquieta a mí también por bastantes motivos. En primer lugar, hace una relación entre homosexualidad y pederastia, y entre homosexualidad y ausencia de figura paterna.

Inevstigando un poquito más, encuentro que el libro es "Alfie's Home", de Richard A. Cohen (ISBN 0-9637058-0-6). Este autor es uno de los grandes defensores de la Terapia de Conversión. Según él, los motivos ocultos de la atracción por el mismo sexo son:

- Necesidad de afecto del progenitor del mismo sexo
- Necesidad de identificación de género
- Miedo a intimar con el sexo contrario.

Además, este autor reclama que se respeten sus opiniones diciendo que "si alguien quiere vivir una vida gay, hay que respetarlo. Si alguien quiere cambiar su vida y convertirse en heterosexual, eso también hay que respetarlo. Practiquemos la verdadera tolerancia, la verdadera diversidad y la igualdad para todos".

A mí me miedo incluso el planteamiento de querer curar algo que no es una enfermedad. Pero además también me inquieta mucho la relación que hace entre homosexualidad y pederastia, o el poner un "hogar desestructurado" como causa de la homosexualidad.

4 comentarios:

irichc dijo...

Pues inquíetate, que es el comienzo de la sabiduría.

Kenny dijo...

Sí, irich. Me inquieta precisamente porque hay gente que no es crítica y acepta lo que lee a pies juntillas. Y me inquieta porque al final el poso que queda es el de "los gais son enfermos", posición que tú mismo mantienes.

Anónimo dijo...

No se si la lñectura es algo tanto como que los gais son enfermos sino que los gais son consecuencia de actos anteriores (y que pueden cambiar) lo cual apoya toda la terapia que tiene este hombre.
Sinceramente, sería muy interesante Kenny, ver si este hombre tiene razón, yo no creo en terapias milagrosas, pero tampoco es imposible creer que si hay "heteros con dudas" haya "gays con dudas". De todas formas yo soy de los que defiende en una sexualidad lineal con distintos matices de bisexualidad, y no una bipolar gay/hetero que me parece no refleja para nada la realidad.

Kenny dijo...

Anónimo:
- La "sexualidad lineal" que tú defiendes es la que defiende desde hace bastante la comunidad psiquiátrica y psicológica. La sexualidad no sólo no es A o B, sino que además cambia con el tiempo.

Lo que los psicólogos y psiquiatras dicen es que esos cambios no pueden ser inducidos. Que el proceso de inducir esos cambios afecta a las personas y les crea confusión, crisis de identidad y problemas psicológicos diversos.

Por supuesto que hay gais con dudas, al igual que hay heteros con dudas. También hay heteros que mantienen contactos esporádicos con hombres y gais que mantienen contactos esporádicos con mujeres.

El problema en sí es la terapia. Intentar inducir cambios en la orientación sexual de las personas es dañino, y así lo defienden la mayoría de los psiquiatras.